Visita al Museo Júmex

publicado en: Noticias | 1

El pasado 24 de junio de 2016 el Museo Júmex fue más que sus propias exhibiciones. Sus pasillos, escaleras, muros, elevadores, sanitarios y espacios abiertos fueron los verdaderos impulsores del conocimiento humano.

 

Es común pensar que un niño dentro del espectro autista no tiene lugar en un museo porque no lo va a entender y no se va a comportar como la sociedad lo espera.

Los mismos padres de familia dudan en llevar a sus hijos a un museo por temor a que su hijo llore, se escape, grite y especialmente porque se van a sentir juzgados por los demás.

 

El objetivo era que nuestros niños fueran acompañados de uno de sus padres y su terapeuta. La cita fue a las 11:30 a.m. y el recorrido daba inicio a las 12:00p.m. Durante 30 minutos nuestros niños permanecieron en silencio y de manera ordenada esperando las indicaciones de las guías del museo.

 

Los niños demostraron que han aprendido a esperar, a caminar en orden de la mano de un adulto, a explorar un lugar nuevo y desconocido, a hacer fila y esperar turno.

 

El museo fue recorrido en su totalidad con absoluto orden y respeto. Padres de familia, niños y terapeutas participaron como grupo en esta actividad.

 

Felicitamos a los papás, abuelos, amigos y terapeutas porque ¡NOS ATREVIMOS!

Este es el principio de muchas más actividades que van a entrenar a nuestros niños a valerse por sí mismos.

 

Agradecemos al Museo Júmex y a Federico Marrón por todo el apoyo.

Una respuesta

  1. Lo describiste perfectamente, en lo personal días previos a la visita me angustiaba enormemente el que no quisiera entrar, el que gritara, el que “no nos tuvieran paciencia en el museo”, en fin, creo que subestimamos a nuestros niños, porque se portarón MUY BIEN!!!

Dejar una opinión