Binomio de terapia asistida con perro



perro1

¿En qué consiste?

Es aquélla donde, el perro de terapia juega un rol activo en el logro de objetivos terapéuticos a través de su trabajo con los pacientes. El perro se emplea como una herramienta que permite abordar al paciente desde una perspectiva distinta. El perro es un “ser” que no juzga, que no critica, que no da órdenes pero que está comprobado científicamente que otorga una profunda sensación de bienestar. Es una intervención con metas dirigidas en la que el perro cumple con criterios específicos y es parte integral del proceso o del tratamiento. Puede hacerse una terapia grupal o sesiones individuales. Esta tipo de terapia debe ser parte de un abordaje multidisciplinario.

¿Cómo funciona?

Actualmente conocemos que el ser humano no tiene una inteligencia elenco múltiple de aspectos que se conocen como “Inteligencias Múltiples” (lingüística, lógico matemática, espacial, musical, etc.) existe un momento crucial que se llama “Ventada de Oportunidades” que es un lapso de tiempo en el que dicha inteligencia puede ser estimulada. Es decir se aprovecha la ventada de oportunidad de la inteligencia naturalista, al trabajar con el perro; desde ahí podemos tener incidencia en las otras inteligencia. Por ello es que es necesaria la guía de un especialista que plantee las metas a seguir.

perro9

La teoría del bienestar nos dice que cuando nuestro cuerpo se siente bien nuestra mente se siente bien y viceversa. El cuerpo es un laboratorio de substancia que provocan reacciones para que el sistema nervioso mantenga el equilibrio en situaciones de estrés. Las personas con algún tipo de discapacidad, trastorno o en situación de vulnerabilidad manifiestan un alto grado de estrés. El que liberen endorfinas y producirá sensación de tranquilidad. Esto favorece los procesos de aprendizaje es así como el zoo-terapeuta y nuestro equipo de terapeutas aprovecha para romper esquemas de conducta no deseados y para que se dé un aprendizaje o rehabilitación en menor tiempo.

¿Cuáles son los efectos del perro en personas con TEA?

Cuando las terapias se realizan con un perro se ha observado que los niños presentan un menor número de conductas relacionadas con estrés y un mayor número de conductas sociales. Cuando hay una participación activa del perro el porcentaje de veces que el niño obedece al terapeuta pasa del 20% a más del 70% si la instrucción implica interactuar con el perro. Los niños con TEA manifiestan signos de bienestar como sonreír, hacer contacto visual y permitir el contacto físico.

El perro actúa como mediador y facilita las conductas sociales y los ejercicios son catalizadores de habilidades que pueden ser transferidas a interacciones humanas.

Hemos observado que algunos niños en su tercera sesión, ya reconocen al perro, saben su nombre, recuerdan las órdenes que hay que darle. La mayoría de ellos, se muestra visiblemente más centrado al caminar cuando van sujetando a la perra con un arnés. A quienes les cuesta más trabajo el habla, hemos notado que cuando se trata de darle órdenes al perro elevan su tono de voz y entonan como se les indica para que el perro los obedezca.

Está demostrado que la presencia e interacción con un perro en las sesiones terapéuticas de niños con TEA provoca mejoras en sus conductas. Las sesiones con un perro además de favorecer las conductas positivas, potencializa la adquisición de objetivos de una terapia.

perro2
perro3

¿Cuáles son los objetivos de la terapia con perros para niños con TEA?

Tenemos un objetivo común que se eligió tanto con las madres de los niños como con su terapeuta. Además cada niño tiene objetivos específicos de acuerdo a sus necesidades.

El objetivo grupal es mejorar su marcha. Es decir, lograr con el perro, que caminen más derechos, atentos, en control. Algunos de los objetivos particulares que nos planteamos son:

  • Promover emociones positivas
  • Sensación de contacto y pertenencia
  • Lúdico
  • Mejora la autoestima y promover autocontrol
  • Potenciar el sentimiento de normalidad.
  • Autoconfianza
  • Memoria
  • Desarrollo de la empatía
  • Promover la comunicación oral y corporal
  • Vocabulario
  • Entonación
  • Relajación
  • Mejora en el equilibrio
  • Reducir patrones de movimientos anormales
  • Mejoraría en las destrezas motoras y en la postura
  • Disminuir estrés y ansiedad
  • Aprender los cuidados de un animal
  • Aprender órdenes y señas para el manejo de un perro
  • Socialización
perro4